La Abadía de Westminster es una iglesia activa, con un ciclo diario de oración y adoración. Sus elevadas bóvedas proclaman la inimaginable grandeza de Dios. Los cristianos creemos que Él es un ser personal que está tanto dentro como más allá de nuestro mundo cotidiano. Como otras muchas iglesias, la Abadía se ha diseñado en forma de cruz, recordando la muerte de Jesucristo, la fuente de nuestra vida para todos los que Le reconocemos.

Al este de la reja está el coro. Durante siglos -y todavía actualmente- se han cantado aquí servicios diarios en alabanza y gloria a Dios. En los altares se celebra el acto central de la adoración de los cristianos, conocido como la Eucaristía, la Sagrada Comunión o Misa. Mediante este servicio de acción de gracias, que recuerda la muerte y resurrección de Jesús, los fieles se unen a Él compartiendo el sacramento del pan y el vino.

Las tumbas y monumentos hablan de dignidad y logros humanos y de la seguridad de los cristianos en la vida después de la muerte.

La Abadía de Westminster se fundó en el siglo X.

En aquella época, la mayoría de los cristianos de Europa aceptaban la autoridad de la Iglesia Católica Romana y del Papa. En el siglo XVI la Reforma introdujo muchos cambios en la organización y culto de las iglesias en toda Europa. La Iglesia de Inglaterra se hizo independiente de la de Roma. Sin embargo, conservó gran parte de su tradición, al tiempo que desarrollaba sus propias formas distintivas de culto, realizando sus servicios en inglés, en lugar de latín, y tomando la sagrada escritura y la tradición como sus autoridad

© 2017 The Dean and Chapter of Westminster

Website design - Design by Structure